Análisis gráfico de la devaluación salarial y la gran recesión

    Estudio 95 de la Fundación 1 Mayo en el que se recoge el trabajo de José Manuel Lago, economista de CCOO de Galicia, que analiza el conjunto de la situación económica a partir de 2008 y de manera especial la reducción intensa de los costes laborales unitarios como autentica expresión de la devaluación salarial a la que fuimos sometidos. [DESCARGAR PDF]

    09/12/2015.
    Análisis gráfico de la devaluación salarial y la gran recesión

    Análisis gráfico de la devaluación salarial y la gran recesión

    Según el discurso oficial, el insostenible déficit exterior que tenía España fue el resultado de la pérdida de competitividad de su economía a causa del crecimiento descontrolado de los costes laborales. En el pasado, los problemas de competitividad con el exterior se resolvían devaluando la moneda. Desde que el euro es nuestra moneda, esto ya no es posible y la única solución es la devaluación interna, esto es, la reducción de los salarios. Por lo tanto, la devaluación salarial sería un mal necesario, gracias al cual las empresas y el país recuperaron la competitividad perdida y, en consecuencia, se cerró el déficit comercial. Estaríamos, pues, ante una historia de éxito. Pero tal discurso oficial es falso; lo es en su conjunto y en cada una de sus premisas: se corrigió el gravísimo desequilibrio exterior, pero no gracias a la reducción de los salarios. En 2007, el déficit comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones) era el más alto del mundo en términos relativos: 100.000 millones de euros, el 10 % del PIB. Esta situación era insostenible porque, para financiar este saldo negativo, España se tenía que endeudar con el exterior y ese modelo, más temprano que tarde, hace crack. La gran recesión de 2008 provocó un ajuste casi automático: anticipó y aceleró la corrección de un desequilibrio que tarde o temprano había que corregir. Gracias a ese ajuste, la situación está próxima al equilibrio, con 16.000 millones de déficit comercial en 2013 que compensamos con otras partidas de nuestra balanza de pagos. Esta corrección del desequilibrio exterior la utiliza el Gobierno como aval de su política económica, de la denominada devaluación interior y, sobre todo, de la reforma laboral que implicó una devaluación salarial inédita en la historia reciente del país. Pero el Gobierno obvia, entre otras cosas, que el grueso del ajuste se produjo en 2008/2009. A partir de 2008 se produjo en España una reducción intensa de los costes laborales unitarios (CLU) como autentica expresión de la devaluación salarial a la que fuimos sometidos. Mientras que en la media de la eurozona los CLU se incrementaron el 4,2% en el periodo 2009/2014 en España se redujeron el 6,4%, un diferencial de casi 11 puntos. La práctica congelación nominal y el gran incremento de la productividad como consecuencia de la fuerte destrucción de empleo, que situó la tasa de paro en el nivel más alto de todas las economías europeas, son las razones que explican nuestra evolución divergente.

    VER TRABAJO COMPLETO [DESCARGAR PDF]

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.