Devaluación, competitividad y recuperación: falso relato

    Trabajo de Manuel Lago, economista del Gabinete Confederal de CCOO, que se recoge en el número 89 de la colección Estudios, en el que se analiza que la economía española necesita un modelo equilibrado entre los dos motores de crecimiento, el interno y el externo, para salir de la crisis y enfrentarse al grave problema de endeudamiento que padece. [DESCARGAR PDF]

    26/11/2014.
    Devaluación, competitividad y recuperación: falso relato

    Devaluación, competitividad y recuperación: falso relato

    En el año 2007, la economía española tenía un gravísimo problema con su comercio exterior: la diferencia entre las exportaciones y las importaciones de bienes y servicios —el saldo exterior— era negativa en un importe de 100.000 millones de euros, el10 % del PIB de ese año. España era el país con el mayor déficit exterior de todo el mundo en términos relativos y el segundo en valores absolutos, tan solo por detrás de EEUU. Ese déficit se generó en el intenso y desequilibrado ciclo de crecimiento iniciado en 1995 y que termina de forma abrupta en 2008. La demanda interna española—el consumo pero, sobre todo, la inversión—crecía de forma desbocada a caballo de la burbuja inmobiliaria/financiera. Las consecuencias de este modelo desequilibrado son evidentes: por un lado, la economía española se endeuda en el exterior para financiar el déficit y, por otro, una parte de nuestro potencial de crecimiento se escapa por la frontera y sirve para que crezcan otros (la Alemania de la Agenda 2010, fundamentalmente). Expresado en cifras, la deuda externa de España pasa de 540 mil millones de euros en 1997 a 2,2 billones en 2007, del 100 % del PIB a más del 200 %. Por su parte, la contribución del sector exterior al crecimiento del PIB es negativa todos esos años, mientras que la demanda interna es positiva. Ese problema con el déficit exterior era, por un lado, un enorme agujero por el que se nos escapaba una parte considerable de nuestro potencial de crecimiento y, por otro, un generador de deuda para financiarlo. En 2013, el déficit exterior desapareció: de 100.000 millones de euros a cero euros en solo cinco años, un ajuste sin duda extraordinario tanto por el volumen como por el corto período en que se realizó. Fue una historia de éxito: corregir el mayor déficit exterior de nuestra historia y uno de los más altos del mundo en tan solo cinco años. ¿Que hay detrás de esa historia de éxito?, como se cerró el agujero?, que cambios están detrás del proceso y, sobre todo, la situación de equilibrio exterior ha llegado para quedarse o es algo coyuntural? Son preguntas claves a las que se intenta dar respuesta en este texto.

    VER TRABAJO COMPLETO [DESCARGAR PDF]

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.