Un monstruo recorre Europa: el retroceso de la democracia y el avance de la extrema derecha

    Bajo este título y con la asistencia de más de 120 personas, el pasado 21 de marzo se celebró en Madrid la jornada organizada por la Fundación 1º de Mayo y el Grupo Parlamentario Europeo de GUE/NGL. La Jornada tuvo como objetivo reflexionar y proporcionar elementos de análisis sobre el fenómeno del crecimiento de la extrema derecha en Europa y en otras regiones del mundo como Norteamérica y América Latina. El acceso a los gobiernos y el incremento de la influencia social de las corrientes de ultraderecha representan no sólo un peligro para las libertades democráticas, sino también una amenaza para los derechos colectivos e individuales de los trabajadores y las trabajadoras.

    22/02/2019.
    Foto 0

    Foto 0

    Abrió la jornada Ramón Górriz, presidente de la Fundación 1º de Mayo, señalando que más allá de las peculiaridades nacionales, el auge de la extrema derecha hunde sus raíces en la globalización capitalista y en el debilitamiento de la izquierda comunista tras la caída del llamado "socialismo real”. Igualmente señaló entre las causas el hartazgo de la ciudadanía con las instituciones por las políticas de austeridad y los recortes del estado de bienestar.

    Paloma López, europarlamentaria de IU, se refirió al cambio de paradigma que nos ha llevado de las certezas del fordismo a la incertidumbre de la globalización. Esta mutación ha afectado a la política que ha perdido, a su vez, la capacidad regulatoria, sometiéndose a las lógicas del mercado. El resultado ha sido el incremento de la desigualdad social y la pobreza, caldo de cultivo para la extrema derecha.

    Enric Juliana, director adjunto de La Vangurdia, enmarcó el auge de la extrema derecha, no en un pasado que nos alcanza, en referencia al fascismo de los años treinta, sino, más bien, frente a un futuro que amenaza con arrollarnos a caballo de cambios tecnológicos sin precedentes. Este futuro es el que genera miedo e incertidumbre. A partir de ese marco general, dibujó un esquema en el que integró cuatro grupos de países en Europa: los países nórdicos, el núcleo de la UE (Francia y Alemania), el este, configurado por los países excomunistas y el sur de Europa. Cada grupo de países contempla de diferente forma los cambios que se están sucediendo en función de su posición en la UE y en la economía internacional.

    Además de estas intervenciones hubo dos mesas redondas. En la primera, Ana Fernández, de la Fundación 1º de Mayo, examinó el discurso xenófobo y ultranacionalista, la respuesta de los inmigrantes, así como elementos transitorios que puedan desligar los derechos de ciudadanía del estado-nación, como fórmula democrática. A continuación, Natacha Lillo, profesora de la Universidad de París VII, disertó sobre la formación de la nueva extrema derecha más veterana de Europa: el Frente Nacional francés. Por último, Steven Forti, investigador de la Universidad Nova de Lisboa, explicó la mutación de la Liga Norte italiana de un partido regionalista a un partido nacional de extrema derecha, de la mano de su líder Mattreo Salvini.

    En la segunda mesa redonda de las jornadas participaron Susanna Camusso, dirigente de la CGIl italiana, Phillipe Martínez, secretario general de la CGT francesa y Unai Sordo, secretario general de CCOO, que cerró las jornadas. Martínez y Camusso coincidieron en señalar que es necesario recuperar la agenda social, pasando a la ofensiva con propuestas concretas, trabajar unitariamente e ir más allá de la lógica nacional para revertir el ascenso dela ultraderecha. Reivindicaron así implícitamente una suerte de nuevo internacionalismo. Por último, Unai Sordo señaló que el ascenso de las fuerzas reaccionarias está vinculado a la existencia de una “agenda neoliberal”. En el caso español, también tiene que ver con estrategias diseñadas para aglutinar el voto de derechas, al objeto de garantizar una mayoría electoral. En este punto habló de la existencia de miedos inducidos, particularmente contra la inmigración, que es un componente destacado del discurso de la extrema derecha. Igualmente se refirió a que el avance de la extrema derecha no se entiende sin la crisis de legitimidad y la insuficiente construcción de Europa ni sin las políticas de austeridad que han significado, especialmente entre los trabajadores, incertidumbre y miedo.

    Documentación asociada
    Documentación asociada

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.